La importancia de mantener unos dientes blancos

dientes-blancos

Nuestra sonrisa es una de las características más especiales y poderosas que tenemos.

Tanto en lo profesional como en lo personal, la sonrisa nos ayuda y es beneficiosa tanto para nosotros mismos y nuestra autoestima, como para aquellos que nos rodean.

Una sonrisa bonita, agradable, no tiene porqué ser una sonrisa perfecta. Pero sí que es necesario que sea una sonrisa sana y cuidada. Y nada evidencia mejor nuestras rutinas de cuidado e higiene bucal que tener unos dientes blancos.

La sonrisa de una persona es prácticamente lo primero en lo que nos fijamos. A veces no recordamos el color de los ojos, o del pelo. Pero siempre recordamos una sonrisa que nos ha causado buena impresión.

Cuidamos nuestra sonrisa porque cuidamos en general nuestro aspecto y somos conscientes de que sonreír es una de las armas de seducción más potentes que poseemos.

Pero la sonrisa es mucho más que eso. Sonreír es saludable porque al sonreír liberamos endorfinas, la hormona del bienestar y reducimos cortisol, la hormona del estrés. Además, está probado que ayuda a prevenir el envejecimiento de las células, mejora la oxigenación en nuestro organismo y alivia el dolor.

Una sonrisa bonita, con unos dientes blancos y cuidados, fortalece nuestra autoestima y nos ayuda a tener mejores relaciones con las personas de nuestro alrededor

Además, potencia nuestro optimismo, nuestra motivación y nuestra capacidad de resiliencia y de enfrentar los desafíos. Y genera en nuestro entorno confianza, potenciando y estrechando lazos de amistad, lealtad y cariño.

Descuidar tu sonrisa, puede por el contrario, crear complejos e inseguridades. Evitando sonreír se aleja a las personas y se crea una imagen de antipatía, que daña sin remedio tanto las relaciones con el entorno, como la relación con uno mismo.

Los dientes blancos son la clave para lucir una sonrisa bonita y sana, propia de alguien que se cuida tanto exterior, como interiormente.

¿Cómo conseguir unos dientes más blancos?

Lo primero y más fundamental para mantener los dientes blancos, es llevar a cabo una completa higiene bucal diaria: cepillar los dientes después de cada comida, utilizar hilo dental o interdentales para eliminar cualquier resto de alimento y hacer enjuagues con colutorio una vez al día.

Otro de los hábitos que podemos implantar en nuestra rutina habitual es masticar chicle durante cortos periodos de tiempo y siempre sin azúcar, ya que así potenciamos la creación de saliva, que neutraliza los ácidos que bebidas o alimentos producen en nuestra boca.

Para ayudar a tener los dientes más blancos, podemos utilizar una pasta de dientes blanqueadora como Yotuel All In One Snowmint. Su uso diario contribuye a reducir las manchas y recuperar el blanco del esmalte. Además, previene la caries y la erosión dental.

Es necesario para lucir una sonrisa bonita eliminar el consumo de tabaco y reducir todo lo posible la ingesta de bebidas y alimentos que oscurecen los dientes, como puede ser el café o el té.

Sintiéndote bien por fuera, seguro/a de tu sonrisa y en armonía con tu aspecto, te sentirás bien por dentro, confiado/a y capaz de alcanzar cualquier objetivo. Cuidar la salud y el aspecto de tus dientes, te ayudará a conseguirlo.

Sorteamos un lote de productos

Te regalamos un lote de productos Yotuel para el cuidado de tu boca. ¡Empieza a lucir tu mejor sonrisa! Participa
close-link

Blanquea tus dientes en casa con: